Translate

jueves, 18 de agosto de 2016

Como usar la Sauna seco


El tomar una sesión de sauna requiere tranquilidad y relajación, nada de prisas,  es muy beneficioso para problemas de estrés y agobio cotidiano.

Pasos generales a seguir:
  
  • Ducharse con agua caliente y jabón de los pies a la cabeza, para eliminar gérmenes y  bacterias facilitando así la transpiración.

  • Sentarse o tumbarse sobre una toalla para evitar quemarse con los bancos y también por motivos higiénicos.

  • Entrar a la cabina de la sauna y ponerse en un banco,  permanecer un máximo de 15 minutos. El tiempo óptimo de permanencia está entre los 10 minutos y los 15, pudiendo llegar hasta los 25, pero debe ser el propio usuario quien determine su tiempo de estancia.

  • Para subir la humedad y aumenta la sensación de calor, se puede verter agua sobre las piedras. Hay que evitar los golpes de calor en los primeros minutos de la estancia en la sauna. Se debe respirar por la boca y mantenerse relajados. Antes de salir es aconsejable permanecer 2 minutos sentado y levantarse suavemente.

  • Salir y ducharse con agua fría comenzando por los pies e ir ascendiendo hacia el centro del cuerpo. La ducha debe refrigerar el cuerpo y el contraste de temperaturas hace que aumente la circulación sanguínea por la superficie corporal.

  • Descansar relajado durante 10 o 15 minutos. Se puede pasear, tomar un masaje, broncearse... Opcionalmente se puede tomar un baño de pies con agua caliente.

  • Repetir la segunda sesión por un tiempo similar.

  • Nuevo enfriamiento y relajación por un tiempo similar.

  • Después del último enfriamiento hay que esperar a dejar de transpirar para vestirse. Luego se debe descansar y beber algo fresco sin prisas. No se debe beber alcohol ni antes ni durante la sesión de sauna lo mismo que comer pesadamente.

Beneficios de la Sauna:

Gracias al calor, una sesión de sauna tiene como primer objetivo relajar, eliminar las tensiones físicas y mentales. 

Desintoxica la piel eliminando toxinas y aumentando las defensas, flexibiliza los músculos y purifica la piel, limpieza de las vías respiratorias mejorando las funciones pulmonares, mejora en el flujo de la sangre, el corazón bombea con más fuerza y preparación para un buen dormir. 

Desestresante, al liberar endorfinas ayuda a combatir el insomnio,  el stress y el cansancio nervioso.

Ayuda en general a reducir la celulitis y adiposidades, a mejorar  dolencias óseo-musculares,  torceduras, neuralgias, espasmos musculares, rigidez articular.

Sin embargo, no es un gran aliado para adelgazar, porque los kilos que se pueden perder en una sesión son de agua, ¡no de grasa!

Las contraindicaciones:

Dado que la sauna favorece la dilatación de los vasos sanguíneos, no se aconseja su práctica en personas que sufren hipertensión, insuficiencia venosa, problemas cardíacos y enfermedades cardiovasculares. 

Es mejor consultar a tu médico en caso de insuficiencia renal o de epilepsia. Por otro lado, esta práctica está prohibida en mujeres embarazadas. 

Queda prohibido el consumo de drogas, de alcohol o de medicamentos.

Como medida de seguridad, durante una sesión de sauna es esencial escuchar a tu propio cuerpo, salir a la más mínima señal de alerta, respetar las normas de uso y no saltarse las etapas.

Consejos:

  • La temperatura de la sauna debe estar entre los 80 y los 90 °C. La transpiración se produce por el aumento de la temperatura corporal, lo que viene a suceder entre los 8 o 12 minutos de estar inmerso en ella independientemente de la temperatura a la que este la sauna (en una sauna a 80 °C ocurre igual que en una a 100 °C).

  • Antes de iniciar una sesión de sauna se debe haber descansado entre 15 y 30 minutos. No es aconsejable el entrar a la sauna después de realizar esfuerzos físicos, como la práctica de algún deporte, facilitando, de esta forma la reacción del cuerpo al calor.

  • Tomar la sauna entre 2 y 4 horas después de una comida.

  • Es conveniente que la sangre tenga contenido de glucosa por lo que si se ha comido hace algún tiempo conviene ingerir algún dulce o pan.

  • No conviene realizar una sauna con los pies fríos. Por ello es aconsejable realizar un baño de pies en agua caliente durante, aproximadamente, 5 minutos (se puede realizar en uno de los descansos).

  • Si la presión arterial es alta ducharse con agua templada. Un contraste de la temperatura hace subir la presión sanguínea.

  • Los principiantes en tomar saunas deben comenzar con sesiones suaves que incluyan solamente una entrada a la cabina, es decir un único ciclo de calentamiento enfriamiento, según se vaya realizando la actividad se irá incrementando el tiempo de estancia y las entradas a la cabina. No hay que abusar y tomar más de tres saunas en una sesión. Semanalmente se suelen realizar 2 o tres sesiones.

  • No prolongar el tiempo en la sauna con la creencia de que cuanto más se sude más se adelgaza. El peso perdido en una sesión de sauna se recupera al cabo de las 2 o 3 horas. El exceso de sudoración puede acarrear trastornos en el sistema circulatorio.

  • Si aparecen síntomas de agobio, incluso al poco tiempo de haber entrado, hay que salir y refrescarse para que el cuerpo vuelva lo antes posible a su temperatura normal. Esto puede ser debido a alguna anomalía no conocida que se pudiera tener.

  • El último enfriamiento debe realizarse bien ya que si el cuerpo no retorna a la temperatura normal se producirán sudoraciones que pueden acarrear resfriados.
  •  
  • Tener precaución con los objetos metálicos, cadenas, anillos... ya que alcanzan altas temperaturas y con los objetos electrónicos al poderse deteriorar por la excesiva temperatura.

  • No se debe cubrir el cuerpo con prendas, en especial de plástico o impermeables, ya que evitan la transpiración normal y reducen el flujo de sudor.

  • Dentro de la sauna no se debe comer ni beber. Hay que reducir la charla o cualquier clase de ejercicio ya que inciden sobre la respiración y circulación.

  • Es aconsejable compensar la pérdida de líquidos que se produce, entre medio y dos kilos, ingiriendo agua o zumos de fruta.

  • Si se es propenso al insomnio se recomienda no tomar saunas cerca de las horas de sueño, al menos dejar un intervalo de 2 horas.

  • Con niños hay que estar vigilantes al poder tener inmaduros los sistemas de autorregulación de la temperatura corporal, conviene ducharlos con agua templada.





4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen consejo.

Fanny dijo...

Lo tendré en cuenta. Muchas gracias por sus consejos.

Marina dijo...

No se debe respirar por la boca, puedes quemar las vías respiratorias. Hay que respirar por la nariz, así el aire caliente tiene tiempo para enfriarse.

Anónimo dijo...

No se debe respirar por la boca,porque el aire de la sauna es muy caliente y puede quemar las vías respiratorias.Hay que respirar por la nariz, de esta forma el aire tiene tiempo para enfriarse.